.

Tienda de muñecas, hace tu encargue!




Visita mi blog de Lanaterapia

Mi blog Arte y pico

Mi blog Arte y pico
El premio al arte y la creatividad

Visita mi blog de bordado

Visita mi blog de muñecos tejidos

jueves, 27 de agosto de 2009

El guardian de los libros







“Todos los trabajos son importantes, aun aquellos que se crean insignificantes y sin sentido". Fue lo que le respondió el abuelo de Filomeno cuando este tenía 7 años, cuando le pregunto que estaba haciendo vistiéndose de manera tan rara. Esa noche, Don Fulgencio, el abuelo de Filomeno, le conto una historia que marcaria su vida para siempre. Le conto que hacia mucho mucho tiempo, cuando su familia llego a la Mansión Fuentes Loreiro, había una habitación que estaba custodiada por Míster Rudolf y Miss Celie (los dos gatos de la familia). Un día, el no sabe como, los dos gatos desaparecieron y la habitación quedo desprotegida. Esto dejo libre el camino para los hermanos Santana, vándalos que se divertían comiéndose las hojas de los libros
favoritos del señor Fuentes. Durante varias noches, evadían las trampas con rico queso que el dueño de casa les ponía y hacían destrozos! Don Fulgencio, apenado y cansado de ver como los Santana se divertían a costa del sufrimiento del señor Fuentes, decidió asustar a los vándalos y
echarlos de la mansión para siempre. Busco un dedal y se lo coloco de sombrero, con unos botones viejos, se hizo una especie de armadura que lo protegería de mordidas y manotazos. Tomo una vela y un palo y se escurrió por los pasillos sin que lo vean, buscando el momento de sorprender a los malos ratones de la casa. El tenia un truco que sabía los dejaría muertitos de miedo! Es que una vez, él casi muere de susto cuando creyó ver un gato gigante en la biblioteca! Luego resulto que era Miss Celie que se lamia la cola frente a la lámpara del escritorio la cual reflejaba una inmensa imagen en la pared de un gato enooorme y malo.
Don Fulgencio, camino despacito, se trepo al escritorio y se puso en posición de ataque, junto aire y con todas sus fuerzas grito: Que están haciendo aquí! Les ordeno que se retiren inmediatamente o verán el poder de mi espada! Los ratones quedaron duritos, paralizados al ver a ese ratón gigante que los amenazaba. Cuando pudieron moverse, salieron corriendo despavoridos gritando como locos por los pasillos de la mansión.
Riéndose por su hazaña, se fue caminando a su camita contento de que por fin esos ratones sinvergüenzas no romperían ni un libro más.Esa noche, soñó con su hazaña y eso le dio una gran idea. El seria el guardián de los libros del señor Fuentes.

Ya viejito y enfermo, Don Fulgencio, le encomendó la tarea a su nieto favorito Filomeno, él seria el nuevo guardián de los libros.
Hoy viejito también, Filomeno entrena a su hijo para que esta tarea no termine jamás y los libros estén bien protegidos. Ha cambiado un poco el atuendo de guerrero por que en la casa, hay niños nuevos que siempre dejan caer algún juguete o chuchería que es muy útil para su tarea.

Ser el guardián de los libros, es un trabajo muy importante, que requiere de mucha valentía y dedicación.


Técnica: Needle felt
Estilo: Libre
Tamaño: 18 cm
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...